El 22 de febrero de cada año, las guías y guías scouts de todo el mundo celebran el Día Mundial del Pensamiento.
El Día Mundial del Pensamiento fue establecido en 1926 durante la Cuarta Conferencia Internacional del Guidismo/Escultismo femenino, celebrada en el Campamento Edith Macy (hoy llamado Centro de Conferencias Edith May) de la Asociación Guías Scouts de Estados Unidos. Las participantes de la Conferencia decidieron que debía haber un día cuando todas las guías y guías scouts del mundo piensen las unas en las otras. Fue así como las delegadas escogieron el 22 de febrero como el Día del Pensamiento por ser la fecha natalicia tanto de Lord Baden-Powell, el fundador del Movimiento del Escultismo, como de su esposa Lady Olave, la que fuera Jefa Guía Mundial. 

En 1932, en la Séptima Conferencia Mundial, celebrada en Polonia, una delegada belga sugirió que puesto que los cumpleaños implican regalos, las niñas deberían demostrar su aprecio y amistad en el Día del Pensamiento, no solamente expresándose cálidos deseos las unas a las otras, sino también haciendo un aporte monetario voluntario a la Asociación Mundial.

El fondo del Día del Pensamiento

Es así como comenzó el fondo del Día del Pensamiento de la Asociación Mundial. Este fondo sirve para llevar el Guidismo a más niñas y mujeres jóvenes a través del mundo. 
A fin de enfatizar el aspecto mundial del Día del pensamiento, en la 30ª Conferencia Mundial, celebrada en Irlanda en 1999, se decidió cambiar el nombre a Día Mundial del Pensamiento.

La Asociación Mundial de Guiías necesita vuestra ayuda para recaudar la mayor cantidad posible de dinero para que la Asociación Mundial de las Guías Scouts pueda brindar nuevas oportunidades a incluso un mayor número de niñas y mujeres jóvenes.